Acerca de Zihuatanejo

Ixtapa-Zihuatanejo son dos poblaciones ubicadas a 240 km al noroeste de Acapulco en las costas de Guerrero; separadas una de la otra sólo por 7 km, compartiendo el mismo aeropuerto. Estos destinos son característicos del Pacífico mexicano, rodeados de preciosas y tranquilas playas que contrastan con la exuberante selva tropical que desciende de sus montañas hasta las doradas arenas de estas pintorescas bahías.

Zihuatanejo ("Lugar de Mujeres" en náhuatl) fue la primera ciudad en aparecer de estas dos y aún conserva el encanto de un pueblo de pescadores con tranquilas calles adoquinadas, típico de la cultura y pasado mexicanos que le da una identidad única; su contraparte, Ixtapa ("Lugar de arenas blancas", en náhuatl), se ha consolidado por el crecimiento cuidadoso y ecológicamente planeado de sus servicios turísticos, ofreciendo a los visitantes todo lo requerido en una vanguardista infraestructura turística.

La ubicación de estas dos bahías les permite tener inquietantes playas de aguas tranquilas y acogedoras, pero también otras reconocidas por su oleaje indiscutiblemente especial para la práctica del surf y bodysurf. Sus ricas costas brindan una diversidad de posibilidades para otras actividades acuáticas como pesca deportiva, buceo, ski, windsurf, esnórquel y veleo, entre otras.

Ixtapa-Zihuatanejo cuenta con un bagaje histórico cultural muy importante, ya que en estas costas habitaron alguna vez los Olmecas, dejando vestigios de su trascendente cultura, que puedes apreciar hoy en día en el Museo Arqueológico, donde conocerás parte de la historia de la región; algunos otros lugares recomendables para visitar son: el Estuario Grande, exótica fauna local con especies muy particulares en su colorido; Petatlán, pueblo colonial al Sur de Zihuatanejo en la Carretera Costera, reconocido por el mercado de oro al aire libre localizado frente de su majestuosa iglesia; la exquisita gastronomía de este lugar es digna de resaltarse.

Ixtapa-Zihuatanejo te ofrece dos destinos por el precio de uno, Zihuatanejo, donde la tranquilidad, armonía y típicas características de una aldea de pescadores con historia y cultura, contrastan y a la vez se complementan con Ixtapa, el impresionante desarrollo turístico con excelentes campos de golf, restaurantes, vida nocturna y actividades, conjuntando un balance perfecto del mejor nivel.